Mi Historia

Nací el 18 de abril del 2000 en Granada.


De madre farmacéutica y padre empresario, mi infancia la recuerdo muy normal, como la de
cualquier niño, iba al colegio a diario, tenía mi grupo de amigos, que siempre tocaban al
telefonillo de casa sobre las 3 o 4 de la tarde para que me bajara a jugar a la plaza como
todas las tardes, lo cual a mi padre no le hacía nada de gracia, ya que era la hora de la
siesta y siempre me regañaba a mí.

Mi abuelo siempre ha tenido varias casas en Sierra Nevada, herencia de sus antepasados,
pero no en la estación, sino a medio camino, a unos 10 km de Pradollano.
En verano siempre nos subíamos a pasarlo allí, porque hace fresquito y se está muy
agusto.

No obstante, mi familia nunca ha sido de subir a esquiar y no hay tradición de eso, mi padre
es un hombre de montaña, pero nunca le he visto con unos esquís.


Un invierno decidimos subir a Pradollano, y yo flipaba con la gente haciendo esquí. Le pedí
a mi madre que me dejara esquiar y como ella trabaja en Guejar Sierra, conocía a mucha
gente con escuelas de esquí.

Finalmente lo probé y me encantaron, empecé con clases puntuales algún fin de semana
que otro, y con el paso del tiempo, viendo que no se me daba mal, volví a pedirle a mis
padres que me apuntaran a un club. Me costó mucho trabajo convencerlos, y la única
condición que me pusieron era que sacara buenas notas en el colegio y que me
comportara, porque era bastante liante y siempre estaba con problemas en el colegio.

Llegó el momento de apuntarme al club y empecé a subir todos los fines de semana.
Estuve en el grupo de competición del club y competí en Sierra Nevada en ocasiones, todo
esto con esquís.
Este club sólo tenía esquís, pero con el paso del tiempo contrataron a monitores de Snow, y
ahí es donde dije, si o si quiero probar el Snow! Lo veía muy atractivo y además era
pequeño y todos los de snow se veían más guays, y claro, yo quería ser como ellos.

Otra vez acudí a mis padres diciéndoles que me dejaran hacer snow, y la misma condición,
me dejaban, pero como vinieran malas notas o alguna queja del colegio, se me acababa.
Aún así seguía liándola en el colegio y más de una vez me quedaba sin subir un fin de
semana, aunque volvía a convencerlos y me dejaban subir de nuevo a la Sierra.

Ahí comenzó la gran inversión de mis padres de la cual estoy tan agradecido.


Con el tiempo dejé totalmente el esquí y ya era solo hacía Snow, nada serio aún, pero claro,
ya con más nivel.
Cuando llegas a un nivel de base bueno, el cuerpo te pide ir al Snowpark a saltar, hacer
cajones, barandillas, etc…
Poco a poco me fui metiendo en el mundillo del Snow.

Llegó el primer año que se realizaban los campeonatos de España de Snow en Sierra
Nevada y ahí fue mi debut en la competición.
En la primera competición quedé tercero de España.

Después de esa competición y un seguimiento, la Federación Andaluza se interesó por mí
y empecé a hacer varias concentraciones de seguimiento con ellos en el CAR (Centro de
Alto Rendimiento) de Sierra Nevada. Recuerdo que todavía no era del equipo, pero siempre
le estaba preguntando a los entrenadores cuando me iban a dar la chaqueta del equipo y
cuando me iban a meter en él.
Había un buen equipo en esa época, todos con más nivel que yo, hacían saltos que yo no
saltaba, y trucos que yo no hacía.Después del seguimiento, le ofrecieron a mis padres, ya que yo era menor de edad todavía,
que entrara en el equipo, lo cual significaba que faltaría al colegio semana sí y semana no.
Empezaría a vivir en el CAR de Sierra Nevada, donde teníamos horas de estudio con
profesores.

Fue una decisión difícil para mi familia, pero acabaron aceptando, comencé a entrenar con
el equipo, a competir en Campeonatos de España y Andalucía y a seguir formándome como
atleta.
Me distancié mucho de mis amigos de Granada porque nunca iba al colegio y no estaba en
casa casi nunca para salir con ellos, pero no me importaba ya que me encantaba estar en la
montaña, y también tenía mi grupo de amigos en el equipo.

Fue una decisión difícil para mi familia, pero acabaron aceptando, comencé a entrenar con
el equipo, a competir en Campeonatos de España y Andalucía y a seguir formándome como
atleta.
Me distancié mucho de mis amigos de Granada porque nunca iba al colegio y no estaba en
casa casi nunca para salir con ellos, pero no me importaba ya que me encantaba estar en la
montaña, y también tenía mi grupo de amigos en el equipo.

Ya más mayor y con más experiencia en la competición, el equipo Andaluz me seleccionó
para ir a mi primera Copa de Europa en Landgraaf, Holanda.
Era la primera vez que viajaba para competir fuera de España y estaba muy emocionado, ir
a esa competición me hizo poner los pies en la tierra y ver el nivel tan alto que había en
Europa, a partir de ahí seguí compitiendo en Campeonatos de Europa, cogiendo
experiencia en la competición.

Llegó el día en que todo se puso a mi favor y conseguí el segundo puesto en categoría
absoluta en una prueba de Copa de Europa en Rogla, Slovenia, ese fue mi primer gran
resultado y el que cambió mi vida. Esto fue con 16 años, el 25 de Marzo de 2016.

Llegado a este punto decidí hacerlo mi estilo de vida y dedicarme totalmente a ello. Esa
misma tarde, después de la competición, recibí una carta del director de la Federación
Española diciendo que había sido seleccionado para ir a los campeonatos del mundo
Junior, los cuales eran 5 días después de esa copa de Europa.

Fui a competir y quedé 4º del mundo Junior el día 30 de Marzo de 2016, esta fue mi primera
competición con el equipo nacional.
En Abril de ese mismo año fui oficialmente seleccionado por el equipo Español para formar
parte de su estructura.
Con tan buenos resultados conseguí una plaza para el año 2017 en todo el circuito de la
Copa del Mundo.

Con 17 años ya estaba cogiendo experiencia en las Copas del Mundo, y ese mismo año
participé en mis primeros mundiales en Sierra Nevada. Tuve muchísima presión por ser en
casa, no fueron muy bien, pero ahí estaba compitiendo y cogiendo más experiencia.

Seguía compitiendo en el circuito de Copa del Mundo en 2017, obteniendo muy buenos
resultados, colándome en los top 20 del mundo, como el 18º puesto en la Copa del Mundo
de Big Air en Quebec (Canadá), pero el mejor fue en la competición de Pyeongchang,
Korea, era una Copa del Mundo donde se probaba el circuito para las olimpiadas del año
siguiente.Quedé en el puesto 17 del mundo el día 24 de noviembre de 2017.

Al siguiente año, 2018, decidí irme a entrenar en pretemporada a EEUU, a Mammonth,
California, estuve durante un mes para matizar trucos y sacar algo nuevo para las copas del
mundo de ese año, desafortunadamente una de las últimas semanas tuve una caída y me
hice daño en la rodilla, pensaba que no tenía nada, pero cuando llegué a Granada tuve
varios movimientos forzosos y ya si me empezaba a doler mucho más teniéndola más
hinchada.

Al hacerme una resonancia vimos que tenía roto el ligamento cruzado anterior, esa
temporada fue muy dificil para mi, por que no pude hacer otra cosa que recuperarme y mirar
al futuro, lo peor es que ese año eran las olimpiadas, y como ese año no pude competir me
quedé fuera.

En el 2019 volví después de una larga y costosa recuperación, a pesar de ser un año que
apuntaba muy bien, inicié la temporada haciendo un 7º puesto en la Copa de Europa de
Landgraaf (Holanda). fue otro año fatídico, la federación cambió de entrenador ese año y yo
no tenía nada de feeling con el nuevo entrenador, no nos entendíamos y no confiaba en él
ni en su manera de trabajar.
Me lesioné más de 5 veces esa misma temporada, luxación de acromio clavicular, pérdida
de consciencia, me hice daño en la rodilla buena…entre otras cosas más.

Todas estas lesiones siempre me sucedían antes de alguna competición y me perdí la
mayoría de ellas. Era un año importante, porque al haber estado lesionado perdí todos mis
puntos de Copa del Mundo y tenía que recuperarlos en Copa de Europa, pero lo dicho, no
pude hacer casi ninguna competición Europea.

La gota que colmó el vaso fue a final de esa temporada, el día antes de una competición mi
entrenador decidió que saltara en un salto con malísimas condiciones, salté y me quede
corto de velocidad, me rompí dos vértebras. Esto fue justo antes del primer confinamiento
por Covid e España.

Tuve mucho tiempo para replantearme mi vida y mi futuro, tenía mucho miedo a las lesiones
y hacerme más daño, aún así decidí seguir adelante y me tomé el confinamiento como un
tiempo que me regalaron para recuperarme totalmente tanto mental como físicamente.
Lo que sí que tenía claro era que no quería volver a entrenar con ese entrenador.

Año 2020, la federación me contacta para hablar de la siguiente temporada, me dicen que
no me pueden ayudar al 100% económicamente, por que llevaba mucho tiempo lesionado y
no había obtenido resultados, que me darían un presupuesto (no muy grande) y que
dependiendo de los resultados irían aumentando.

Aunque la ayuda era mínima e iba a tener que invertir mucho, me lo tomé bien por que yo
me podría buscar mi propio entrenador y organizarme la temporada como yo quisiera.

En ese punto yo llevaba bastante tiempo hablando con un entrenador Neozelandés, Lachie
Good, y le propuse empezar a entrenar juntos, fue un proceso muy largo y costoso, pero al
final llegamos a un acuerdo y empezamos a hacer concentraciones de entreno esa
pretemporada.

Estos entrenos que hice con él fueron increíbles y he sacado un montón de trucos nuevos,
muy buenos de cara a las Copas del Mundo y Europa.

Esa pretemporada hice unas cuantas competiciones de menor calibre, pero que puntuaba
para la Copa del Mundo, hice muy buenos puestos colocáncome en el pódium.

Finalmente volví a conseguir puntos para Copa del Mundo, aún así, hasta que empezaran
las competiciones de Copa del Mundo quería seguir compitiendo, y había algunas de Copa
de Europa, en estas he tenido muy buenos resultados, llegando a subirme al pódium en
Serbia, en el segundo puesto absoluto.
Estos resultados me han llevado a estar actualmente en el Top 10 Absoluto de Slopestyle y
Big Air de Copa de Europa.

También he conseguido la plaza para los Campeonatos del Mundo de Aspen, donde solo
van 60 deportistas de todo el mundo y he tenido la suerte de estar entre ellos.
En la última prueba de Copa del Mundo, también en Aspen, conseguí planchar mi ronda y
colocarme en el top 30 del mundo.

Continuará…

Puedes consultar todos mis resultados deportivos nacionales aquí.

Puedes consultar todos mis resultados deportivos internacionales aquí.